Skip to content

Píldora del día después: Qué es? Cómo funciona? Efectos peligrosos.

Píldora del día después: Qué es? Cómo funciona? Efectos peligrosos.

La denominada ‘píldora del día después’, o ‘píldora del día siguiente’, es un medicamento capaz de impedir el embarazo. Aunque se ha demostrado un alto grado de eficacia en este fármaco anticonceptivo (en un 90% de los casos), lo recomendable es utilizarlo sólo en casos de absoluta necesidad o emergencia, y no hacerlo como método anticonceptivo habitual.

Por ejemplo, en el caso de haber tenido una relación sexual no deseada, una relación en la que se olvidó tomar las precauciones necesarias, o en la que éstas precauciones fallaron por algún motivo. Siempre que no se den estos casos excepcionales es conveniente utilizar cualquier otro método anticonceptivo.

Formas de actuación con la píldora del día después

Según un informe del Instituto de Salud Pública, esta píldora puede actuar de tres formas diferentes, según el momento en el que se encuentre el ciclo menstrual de la mujer que la utilice. De este modo, puede actuar inhibiendo la ovulación, disminuyendo la capacidad de transporte de los espermios, alterando el endometrio o impidiendo la anidación del huevo ya fecundado.

Para que sea eficaz es imprescindible tomarla en las 48 horas posteriores a la relación sexual, nunca después, aunque se ha demostrado una mayor eficacia cuando se toma en las primeras 24 horas.

Asimismo, cada vez que sea necesaria su utilización se debe acudir rápidamente al médico, al ginecólogo o a un centro de planificación familiar, ya que no es responsable hacer uso de ella sin la supervisión y el consejo de algún especialista que indique la dosis exacta a tomar para no correr ningún tipo de riesgo y estar informado sobre sus efectos secundarios.

La utilización de la píldora del día después, cuyos comprimidos están compuestos de 750 gramos de Leyonorgestrel cada uno, puede traer consigo efectos secundarios que suelen ser causa de una mala tolerancia, manifestándose en forma de vómitos o diarreas, náuseas o dolores de cabeza, síntomas muy similares a los que se dan en la primera menstruación.

Asimismo, y según la opinión de los especialistas, su uso ocasional pueden producir, aunque en pocos casos, otros tipos de complicaciones referidas, fundamentalmente, a fenómenos tromboembólicos o accidentes vasculares. Así, este medicamento podría suponer un riesgo para aquellas mujeres que posean presión alta, diabetes, sean fumadoras en exceso o padezcan otras patologías.

Tras su ingestión cabe la posibilidad de que la menstruación siguiente se presente con un pequeño adelanto o que lo haga normalmente. En caso de que ésta se retrase es conveniente realizar algún tipo de análisis de embarazo por si éste se hubiera producido.

Cuestiones éticas de la píldora del día después

La aprobación de la comercialización de la píldora del día después ha supuesto un asunto de gran polémica ética y moral en muchos países. Este tema ha abierto el enfrentamiento entre diversos sectores sociales que mantienen posiciones antagónicas con respecto a la comercialización.

Por ejemplo, en España, el Ministerio de Salud, el Instituto de Salud Pública y la Iglesia Católica han mantenido una larga discusión sobre si este medicamento es abortivo o no.

La píldora del día después incluye el componente que impide la anidación y el desarrollo del embrión, algo que supone una gran responsabilidad tanto para el médico que la receta como para la mujer que la toma.

Existe un factor ético-biológico que consiste en conocer lo que pasa en el organismo de la mujer al ingerir la píldora.

Por otro lado, el factor ético-profesional consiste en saber en qué circunstancias un médico puede prescribir este medicamento.

Es común afirmar que la píldora del día después ejerce un efecto diferente, dependiendo del tiempo que haya transcurrido entre el momento de la ingestión y el día del ciclo menstrual o el tiempo transcurrido desde la relación sexual. Sin embargo, las opiniones profesionales afirman que este medicamento puede evitar la ovulación o producir otros efectos de carácter contraceptivos ya que inhiben la fecundación.

Otros efectos de este medicamento operan después de la fecundación, es decir, son interceptivos o abortivos, en una fase muy precoz del embarazo.

Lo cierto es que todavía queda mucho por saber sobre el efecto que este medicamento puede tener en el hecho de que nazcan menos niños y que aún hay numerosas instituciones y opiniones enfrentadas por su libre comercialización.

Así, mientras en países como Francia la comercialización de la píldora del día después es totalmente normal, en otros muchos países el tema sigue provocando una gran polémica.