Skip to content

La mujer y las artes marciales en el cine

La mujer y las artes marciales en el cine

El cine se convierte, la mayor parte de las veces, en el referente que la gente tiene para conocer más a fondo las artes marciales. No es de extrañar que después de ver películas del tipo “Operación Dragón”, “American kickboxer” o “Firts of legend” en las que el papel principal queda reservado a figuras masculinas, a más de una se les quita de la cabeza la idea de iniciarse en esto de las artes marciales. No encuentran una figura femenina a la que querer imitar o con la que puedan sentirse identificadas.

Peor aún cuando en determinadas películas de serie C aparecen modelos, que apenas llegan a los 50 kg, con la pinta de no haber pisado un tatami en su vida, que consiguen derribar de un puñetazo a verdaderos armarios expertos en Kung Fu o Karate. Desde el cine de artes marciales se ha ridiculizado a la figura de la mujer entorno a la práctica de las artes marciales o bien ha quedado relegada a realizar papeles secundarios, como “la novia de”, “la hermana de”…etc.

Por suerte esto está cambiando y cada vez más se requiere verdaderos esfuerzos por parte de las actrices para poder desempeñar correctamente papeles en los que la habilidad y el entrenamiento físico son fundamentales.
También podemos encontrar filmes en los que aparecen auténticas profesionales de las artes marciales. Éste es el caso de “Lady Dragon” y su secuela, estrenada en 1992 y dirigida por David Worth. En ella aparece como protagonista Cynthia Rothrock, no sólo una estupenda actriz de cine de artes marciales, sino también cinturón negro en cinco artes marciales diferentes. Nombres como Cynthia Khan, C.Rothrock, Yukari Oshima o Michiki Mishiwaki esconden no sólo a protagonistas de cine oriental, sino también a profesionales de las artes marciales.
El ejemplo más reciente lo encontramos en la película de Ang Lee, “Tigre y Dragón”, en la que actrices como Michelle Yeoh o Ziyi Zhang consiguen demostrarnos su capacidad y técnicas de combate en escenas de lucha de increíble eficacia y acrobáticos saltos en plan “Matrix”, visión un tanto fantástica de Ang Lee, para algunos, poética para otros.
Michelle Yeoh (Yeoh Chu-Kheng) tiene una amplio historial detrás de la cámara, pero destacó especialmente cuando entró de lleno en el cine de artes marciales. Su habilidad física, su talento e intuición ocuparon ese puesto y la convirtieron en una de las mejores exponentes del género, hasta el punto de que, al igual que el veterano Jackie Chan, no utiliza dobles en las escenas de acción.