sitios para visitar con rios en huesca anso huesca que visitar alrededor de anso ainsa alquezar que hacer que ver alrededor de anso sitios para visitar en ainsa y alrededores AINSA Y ALQUEZAR ainsa (huesca) ainsa huesca alquezar ainsa ANSO ainsa ainsa o anso anso huesca fotos como ir vestido a ainsa en verano mujer sobrarbe traje antiguo pueblos interesantes a visitar en alrdedores de huesca alquezar ansó pueblo ainsa y alrededores turismo seo forum

Sitios para visitar en Huesca, Alquézar, Aínsa y Ansó

Una villa de piedra situada en los bordes de la sierra de Guara (Alquézar), la capital del antiguo reino del Sobrarbe (Aínsa), y un pueblo muy peculiar (Ansó), son nuestras propuestas para tu próxima visita a Huesca.

Sitios para visitar en Huesca, Alquézar,Alquézar

Esta villa tan bien plantada se alza en los bordes mismos de la sierra de Guara. Su armazón es de piedra. Y el coraje para defenderse de los achaques propios de la edad parece que también. En alto queda su colegiata, mitad castillo, mitad templo, al calor de una larga muralla almenada. Se alza en el lugar que ocuparía una antigua mezquita. Todas las crónicas ensalzan la importancia de este enclave en el avance hacia el sur de las tropas cristianas.
Huesca, Alquézar, Aínsa y AnsóDe su construcción primera queda un torreón. También es del siglo XI el atrio de la iglesia románica. Su claustro cuenta con interesantes capiteles románicos y pinturas murales del siglo XV. Junto a él se haya un museo con piezas románicas y góticas, que exhibe, además, relicarios y reliquias de diversos santos llegadas al monasterio en el siglo XVI. El pueblo, abajo, mantiene su antiguo empaque medieval. No faltan en él las esperadas callejas, ni los soportales. Tampoco las casonas con escudos de piedra y nobles portadas.


Qué ver: Colegiata. Templo amurallado del siglo XVI, con restos del recinto defensivo primitivo. Museo con piezas románicas, góticas y reliquias. Plaza Mayor. Con soportales y casas góticas. Ermita de San Gregorio. Museo Etnológico Casa-Museo Fabián. Antiguos molinos de aceite y utensilios del campo. En los alrededores: Parque Cultural del Río Vero. Espacio natural comprendido entre Alquézar y Lecina. Se han encontrado más de 50 cuevas con pinturas rupestres. Hay visitas guiadas a diferentes abrigos.

No te pierdas: Los vinos del Somontano de Barbastro, con denominación de origen propia, caldos de una calidad que va ganando en prestigio con el paso de los años.


Aínsa

Aínsa fue la capital del antiguo reino del Sobrarbe. Aínsa fue la capital del antiguo reino del Sobrarbe. De aquellos fastos le quedan hoy estas piedras. Su bella estampa, en un resalte montañoso que abrazan los ríos Cinca y Ara, enamora a primera vista. En sus casas predomina la piedra y la madera, de rigor en una población que vivió sus momentos de máximo esplendor hacia los siglos XVI y XVII. No faltan los escudos, relumbres de nobleza, ni los arcos, como los de su plaza Mayor, ni los sólidos muros de piedras bien asentadas.

Pero no todo en Aínsa está a la vista. Una normativa medieval que pretendía ordenar el poco espacio urbano disponible obligaba a sus vecinos a no sobrepasar los cinco metros de anchura en las fachadas. A la fuerza ahorcan, y lo que no se podía construir por fuera se construyó por debajo: una red de túneles y bodegas socava el suelo de la villa.

Qué ver: Caserío. Arquitectura tradicional. Iglesia románica de Santa María. El castillo y el Centro de Interpretación de la Fauna Pirenaica. Tel. 976 29 96 67. Museo de Oficios y Artes Tradicionales. Abre en verano y Semana Santa. Tel. 974 31 19 80. Alrededores: Laspuña. Museo de Almadías. Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.
No te pierdas: La Morisma, el fin de semana anterior al 4 de septiembre, representación popular que recuerda la victoria de los cristianos tras la aparición milagrosa de la Santa Cruz.

Ansó

el humo de sus casas sale de chimeneas troncocónicas, anchotas y con un sombrerete que impide que las nieves y las lluvias se cuelen hasta el hogar.

Primera peculiaridad: el humo de sus casas sale de chimeneas troncocónicas, anchotas y con un sombrerete que impide que las nieves y las lluvias se cuelen hasta el hogar. Sus casas son anchas y bien sólidas. Portones amplios, con arcos de medio punto, escudo en la fachada, varios pisos y cubiertas a tres o cuatro aguas para que la nieve no se acumule.

Segunda peculiaridad: la existencia de estrechos corredores, pasillos que discurren entre las casas del pueblo, llamados ‘arteas’.
Tercera: sus trajes folclóricos, ricas vestimentas sólo para días señalados, de hasta 30 kilos el femenino.
Y cuarta: el uso en la población del ‘cheso’, una variante lingüística del antiguo altoaragonés. Y todo esto, en el entorno de unos valles pirenaicos llenos de posibilidades para la práctica de un sinfín de actividades deportivas.

Qué ver: Iglesia parroquial y Museo Etnológico. Tel. 974 37 00 22.

Arquitectura tradicional. Casas, chimeneas, corredores. Entorno natural. 
En los alrededores: San Pedro de Siresa. Monasterio del siglo IX. Boca del Infierno. 
Muy cerca del monasterio. Impresionante garganta de paredes calizas. 
La Selva de Oza y el Bosque de Zuriza. Bosques de vegetación exuberante.
No te pierdas: Una escapada al cercano valle de Zuriza, muy próximo a la frontera hispanofrancesa proporcionará vistas inolvidables. Fiesta del Día del Traje Ansotano el último domingo de agosto.
Ropa para hombres Ropa para mujeres Peinados para hombres Peinados para mujeres