Skip to main content
La mejor dieta equilibrada para adelgazar: La Dieta Nipona

La mejor dieta equilibrada para adelgazar: La Dieta Nipona

Olvídate de regímenes relámpago y dietas monótonas. ¡No funcionan! Si quieres soltar el lastre de por vida, prueba a comer cinco veces al día, a no privarte de nada (o casi) y a tomarte tu tiempo.

¿Cómo lograr que un régimen sea equilibrado? La clave está en no pasar hambre, en comer hasta 5 veces al día pocas cantidades de todos los nutrientes y en no saltarse ninguna comida para que no se pongan en guardia nuestras reservas. Conclusión: hay que comer poco, pero de todo.


La Dieta Nipona: Pescado y algas

¿En qué consiste? En arroz, soja, algas marinas, hortalizas, verduras y vegetales, pescado, marisco e infusiones hasta completar 1.250 calorías diarias.

  • El arroz: de grano pequeño, cocido o al vapor, solo, como guarnición o en ensalada.
  • La soja: En brote o en tofu, cocida, guisada, en pasta, en salsa, en ensaladas y sopas; es el alimento comodín de la dieta.
  • Las algas: mejor que no estén deshidratadas, para que te aporten el 90% del agua que contienen.
  • El pescado: si no te atreves con el crudo, compra pescado blanco y hazlo a la plancha o al horno, nunca frito o empanado.
  • El marisco: colas de gambas y langostinos crudas, cocidas o a la plancha -en la cabeza está todo el colesterol malo.
  • La verdura: para sopas o rebozados.

¿Para quién?

Si tienes el colesterol alto, estás embarazada, en época de lactancia o la menopausia. Si quieres prevenir problemas cardiovasculares y cualquier tipo de cáncer.

Lo mejor.

En un mes puedes perder de 4 a 5 kilos.

Es una dieta pobre en grasas y rica en colesterol bueno, vitamina B12 y yodo. Mejora la agilidad mental y quema el exceso de grasa.

Lo peor.

Pobre en vitaminas, fibra y calcio. Añádele fruta si no quieres perder tus reservas vitamínicas.

Tampoco olvides los aportes de calcio diarios -un vaso de leche descremada en ayunas y agua mineral rica en calcio todo el día-, sobre todo si tienes más de 40 años.

Recomendación.

Pruébala poco a poco. Empieza, por ejemplo, con una comida al día. Luego, tres veces por semana. Y finalmente todos los días durante un mes. Si excedes este tiempo, consulta con tu médico la necesidad de suplementos de hierro y magnesio.

Menú tipo:

  • Desayuno: lácteos descremados y una pieza de fruta o medio bol de cereales
  • Media manaña: un zumo de zanahoria o de tomate y apio
  • Comida y cena: Tempura de verduras con un filete de pescado blanco (100 gr). Ensalada de arroz, algas, pepino y apio con gambas a la plancha. O sopa de verduras y algas con ‘sushi’ o una tortilla de champiñones. Postre: ensalada de piña con lichis. Termina con una infusión de té verde o rojo.
  • Merienda: Yogur desnatado o zumo de frutas (dos piezas de naranja o pomelo).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *